Saltar al contenido

huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

Hoy os traemos un maravilloso contenido de huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico que espero que os guste.

 

Los jardines urbanos como soluciones multifuncionales basadas en la naturaleza para los objetivos de la sociedad en un clima cambiante

Resumen

Los jardines urbanos pueden contribuir a la mitigación y adaptación al cambio climático a través de una serie de servicios ecosistémicos de aprovisionamiento, regulación y culturales como soluciones multifuncionales basadas en la naturaleza en una ciudad.

Además de proporcionar alimentos, los jardines urbanos contribuyen a la regulación del agua a través de suelos no sellados, a mejorar la circulación del aire y el enfriamiento a través de la transpiración y el sombreado de las plantas, ofreciendo oasis de microclima a muchos usuarios, tales como jardineros, visitantes y vecinos inmediatos.

En combinación con otras infraestructuras verdes y azules, los jardines urbanos pueden ayudar a mitigar y adaptarse al efecto de isla de calor urbano.

También proporcionan un hábitat importante para la vida silvestre y la diversidad genética.

Los jardines urbanos crean oportunidades para el ocio y la recreación y, por lo tanto, promueven la salud y el bienestar, así como el sentido del lugar, la identidad cultural y la cohesión social, factores importantes para que las sociedades se adapten al cambio.

Explorando estudios de casos en toda Europa, discutimos las diferencias entre los tipos de jardines y su contribución a la consecución de los objetivos de sostenibilidad para las comunidades de las ciudades.

huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

 

14.1 Introducción

El cambio climático implica complejas interacciones ambientales, políticas y socioeconómicas que no pueden abordarse aisladamente de las preocupaciones holísticas de la sociedad y del bienestar humano, incluyendo la cohesión social, la equidad y los intereses de justicia social (IPPC 2001; Adger y Barnett 2009; Haase, Cap. 13, Kabisch et al., Cap. 12 y Braubach et al., Cap. 11, este volumen).

En un clima cambiante, los responsables de la formulación de políticas y los asesores se enfrentan a desafíos sobre cómo mitigar y adaptarse teniendo en cuenta los objetivos de la sociedad.

Una de las formas de abordar los objetivos de la sociedad en el contexto del cambio climático es a través de soluciones basadas en la naturaleza, incluyendo una amplia gama de medidas de infraestructura verdes y azules.

Este capítulo se centra en los jardines urbanos, en particular las huertas y los jardines comunitarios, como un tipo de infraestructura ecológica.

Los huertos familiares son, en su mayoría, grandes fincas divididas en parcelas que se asignan mediante pagos de alquiler a una sola persona o a una familia para el cultivo no comercial de frutas, verduras y plantas ornamentales y con fines recreativos.

Normalmente son gobernadas y administradas por autoridades locales, asociaciones u organizaciones privadas o públicas.

En contraste, los jardines comunitarios son pedazos de tierra que son cultivados y manejados colectivamente por un grupo de personas.

Los jardines comunitarios, pueden tener un carácter permanente o temporal, y a menudo se caracterizan por la reivindicación informal de los vacíos urbanos con el fin de desarrollar la comunidad local (Adams et al. 2013).

En este capítulo, exploramos cómo la huerta y los huertos comunitarios pueden servir como soluciones multifuncionales basadas en la naturaleza para lograr objetivos tanto climáticos como sociales.

A lo largo del capítulo, los estudios de caso ilustran cómo los servicios de los ecosistemas

son proporcionados por los jardines urbanos en ciudades como Lisboa, Leipzig, Manchester y Poznan, todos ellos situados en diferentes contextos socio-ecológicos en toda Europa, desde las regiones del norte hasta las del sur y desde las regiones del este hasta las del oeste.

Primero esbozamos una breve historia de los jardines urbanos, luego reflexionamos sobre las similitudes y diferencias de los estudios de caso, y discutimos las dimensiones multifuncionales de los jardines urbanos desde la provisión de diversidad genética, lugares de recreación que promueven el bienestar humano hasta los motores de la cohesión social en un clima cambiante.

En conclusión, presentamos las perspectivas de futuro de los jardines urbanos en Europa.

huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

 

14.2 Historia de los Jardines Urbanos

Los jardines urbanos han desempeñado un papel importante en las ciudades desde que existen las ciudades (Bell y Fox-Kämper 2016).

El primer jardín de huertos europeo se encuentra en Kappeln, Alemania, y data de 1814.

El movimiento de los jardines de huertos se hizo prominente después de 1861, cuando el movimiento de Schrebergarten creó la primera asociación de huertos en Leipzig, que se extendió posteriormente por toda Europa Central en el siglo siguiente.

Históricamente, el objetivo principal de los huertos era mitigar la pobreza entre los trabajadores de las fábricas durante la revolución industrial mediante el suministro de alimentos.

Otro objetivo específico, al menos por el Dr. Schreber, era proporcionar oportunidades para la recreación, especialmente para los niños.

Como tal, los objetivos de la sociedad están inminentemente entrelazados con las asignaciones.

De hecho, la mayoría de las huertas de Europa Central y del Norte ofrecen zonas de juego en las zonas comunes y a menudo cuentan con una casa club para eventos culturales (Cabral y Weiland 2016), lo que promueve la recreación y la cohesión social.

En la actualidad, la Oficina Internacional de la Moneda de Tierra y los Jardines familiares (Office International du Coin de Terre et des Jardins familiaux, http://jardins-familiaux.org/) cuenta con dos millones de huertos en toda Europa.

Durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales, Inglaterra (Speak et al. 2015), Alemania y Suecia (Barthel et al. 2010) dependieron de los huertos para satisfacer el 10% de las necesidades alimentarias de cada país.

Durante la crisis del petróleo de los años 70,

las asignaciones europeas demostraron ser igualmente importantes, mitigando el desempleo y la austeridad y actuando como una forma fiable de producir alimentos (Adam-Bradford y Veenhuizen 2016).

De hecho, la reciente recesión económica y financiera en los países del sur de Europa ha provocado un resurgimiento de los huertos urbanos, por ejemplo, en España durante la década de 2000 (Camps-Calvet et al. 2015), Portugal después de 2000,

y más tarde en Grecia en 2010, para abordar las cuestiones de seguridad alimentaria, así como el cambio climático mediante un mayor énfasis en la autosuficiencia.

El aumento de los huertos urbanos y otras iniciativas de agricultura urbana también está asociado con el deseo de reducir los kilómetros de alimentos, otra vía para contribuir a la reducción de las emisiones de carbono y a la mitigación del clima en las ciudades.

El renovado interés por los jardines urbanos impulsó una acción de investigación europea para evaluar los retos y oportunidades que plantean estos espacios (acción COST TU1201; Bell et al. 2016; Cuadro 14.1).

Todo sobre huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

Casilla 14.1: Jardines Urbanos Europeos

La acción COST TU1201 (http://www.urbanallotments.eu) es una red de investigación en la que participan 31 países europeos

y Nueva Zelanda como país socio, que reúne a expertos de diversos campos establecidos en el mundo académico, los municipios y las asociaciones de jardinería urbana.

Para comprender la contribución de los huertos y huertos comunitarios en Europa al logro de la sostenibilidad urbana con respecto a los aspectos sociales y ecológicos,

y la resistencia económica en un futuro cambiante, y su papel en el diseño urbano y la política urbana, el consorcio de investigación exploró extensos estudios de caso (Bell et al. 2016).

Los huertos y huertos comunitarios varían en Europa en términos de contextos históricos, culturales, políticos y de planificación, desde instituciones bien establecidas en los países del norte de Europa hasta acontecimientos bastante recientes en el sur de Europa.

El acceso a estos espacios puede verse obstaculizado por las presiones para el desarrollo urbano, la falta de mantenimiento o de inversión en los emplazamientos existentes y nuevos, así como por las dificultades en los acuerdos contractuales.

En consecuencia, los nuevos huertos urbanos comunitarios son una respuesta a la inadecuación de los esquemas convencionales, al desequilibrio entre la oferta y la demanda,

y a la lenta adaptación de los sistemas de planificación a las recientes crisis y cambios socioeconómicos y políticos (Caputo et al. 2016).

También son una expresión de manifestaciones grupales, activismo verde o compromisos sociopolíticos similares (Shepard 2013; Hardman y Larkham 2014) y espíritu emprendedor.

Situados en contextos urbanos y sociales específicos (Ioannou et al. 2016), los jardines comunitarios emergentes tienden a estar ausentes de una capacidad rígida, permiten la ocupación temporal y la movilidad,

y permiten nuevas experimentaciones y prácticas socio-espaciales urbanas, trascendiendo así el concepto convencional de huerto (Caputo et al. 2016).

La diversidad de los jardines urbanos ofrece,

por lo tanto, importantes oportunidades para hacer frente a los diferentes retos sociales y urbanos mediante la prestación de servicios ecosistémicos en las proximidades de los vecindarios, como parte de la infraestructura ecológica de las ciudades en un clima cambiante.

Espacialmente, los huertos se distribuyen por toda Europa y se centran en Europa central y septentrional (Bell et al. 2016).

Las asignaciones se encuentran comúnmente a lo largo de las vías del tren, canales de agua, o adyacentes a áreas industriales anteriores, ya que antes eran tierras marginales (ahora a menudo protegidas por las leyes de planificación urbana por su riesgo de ruido e inundaciones).

Hoy en día, las asignaciones europeas están amenazadas en varias ciudades (como Varsovia, Poznan, Basilea, Riga y Viena) debido a la presión inmobiliaria (Costa et al. 2016).

En el sur de Europa, sin embargo, han ido creciendo en número y tamaño como parte de varias estrategias de planificación urbana.

Los jardines comunitarios proporcionan otra forma de difusión de la jardinería en Europa durante los últimos 20 años como complemento de los jardines de huertos.

Los jardines comunitarios están llenando los vacíos urbanos, ocupando los terrenos baldíos de las ciudades grandes y medianas.

Por lo general, se trata de iniciativas de jardineros más jóvenes, que utilizan estos espacios principalmente con fines sociales, como la recreación, la educación y los servicios de salud física y mental (Genter et al. 2015; Wood et al. 2015), y por lo tanto para la cohesión social.

La historia de los jardines comunitarios es bastante reciente y siguió una tendencia neoyorquina durante la crisis financiera de 1970.

En Europa, esta forma de jardinería se ha entrelazado con los movimientos guerrilleros de jardinería y de ciudades en transición.

Mientras que esta forma de jardinería se basa a veces en la ocupación ilegal o en la ocupación ilegal, en algunas ciudades se ha convertido en legal para su uso provisional.

Existen varios ejemplos de municipios y gobiernos locales que fomentan la creación de jardines comunitarios (también conocidos como jardines guerrilleros, interculturales o de barrio).

Algunos de ellos son Barcelona (Langemeyer 2015), Milán (Silvestri 2014), Atenas (Anthopoulou 2012), Berlín (Appel et al. 2011) y Leipzig (Weiland 2015).

Estos jardines representan un nuevo movimiento social cuyo objetivo es aumentar la resiliencia de los sistemas socioecológicos (Ioannou et al. 2016).

Lea mas de huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

14.3 Jardines urbanos en toda Europa: La importancia del contexto socioeconómico y la planificación urbana

Los estudios de caso de este capítulo ilustran las principales tendencias en Europa con respecto a los jardines urbanos como solución basada en la naturaleza para la integración urbana, la política municipal

y los servicios de los ecosistemas, mientras que Leipzig y Lisboa representan diferencias relacionadas con la geofísica y la planificación urbana del norte y del sur.

Leipzig tiene una larga tradición de jardines de huertos (recuadro 14.2)

y un gran número de jardines comunitarios legales y de éxito, el más antiguo de los cuales tiene 20 años. Estos huertos comunitarios promueven la educación ambiental y la cohesión social (Recuadro 14.3)

y, por lo tanto, son importantes factores que contribuyen en las ciudades a la adaptación al clima. Lisboa, por otra parte, tiene una historia muy reciente, aunque exitosa, de jardines de huertos (Recuadro 14.4).

Sin embargo, tiene pocos jardines comunitarios, debido a las políticas restrictivas de la ciudad (por ejemplo, el antiguo jardín comunitario Horta do Monte, Graça).

Mientras que en Leipzig la accesibilidad está restringida en las parcelas situadas en terrenos privados y esta ley es aplicada por el club de adjudicación (especialmente durante el invierno),

las parcelas situadas en terrenos municipales están obligadas a abrir al público sus zonas comunes, es decir, los parques infantiles y los restaurantes, durante la primavera y el verano.

En Lisboa, la estrategia de promoción de la recreación en los huertos ha llevado a la integración de estos espacios en los parques urbanos existentes para crear corredores ecológicos (Cabral y Weiland 2016), aunque se han producido algunas pérdidas de privacidad y algunos actos de vandalismo.

Ver el huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

Casilla 14.2: Jardines urbanos en Leipzig: Una larga historia de la jardinería de huertos

La ciudad de Leipzig tiene una larga tradición de horticultura de huertos iniciada por el movimiento Schreber a finales del siglo XIX.

En la actualidad, hay 270 parcelas (Fig. 14.1) distribuidas en 1229 ha en un total de 39.000 parcelas, lo que equivale a alrededor del 4% de la superficie de la ciudad.

Esto representa una de las mayores densidades de jardines urbanos entre las ciudades europeas (23m2 por ciudadano).

Además de las importantes áreas de bosque ribereño y muchos jardines domésticos, las parcelas contribuyen a la regulación del microclima (Strohbach y Haase 2012).

Debido a los estrictos códigos de asignación, la distribución de árboles grandes se limita a los espacios comunales en las asignaciones, y por lo tanto la contribución del jardín a las medidas de mitigación del clima es limitada (Cabral et al. 2017).

Sin embargo, la gran superficie de superficies no selladas (Fig. 14.2) permite el enfriamiento local a través de la evapotranspiración y la regulación de escorrentías como contribución a los objetivos de adaptación al clima.

Si bien hasta 1989 el suministro de alimentos era uno de los principales objetivos y se promovía públicamente para combatir la escasez de alimentos, ahora el énfasis de la horticultura se ha desplazado hacia los servicios recreativos, también con el desarrollo de jardines comunitarios (Cabral y Weiland 2016; Cuadro 14.3).

Por lo tanto, los jardines urbanos son considerados como un activo importante para la ciudad, con planes para dinamizar estos espacios mediante su interconexión con los parques urbanos.

Los concursos de adjudicación y una exposición del Jardín Botánico de Leipzig se utilizan para promover técnicas de jardinería que son beneficiosas para la biodiversidad

y los servicios de los ecosistemas y para concienciar a los jardineros y al público sobre la sostenibilidad (www.gartenwerkstatt-leipzig.de).

1

Fig. 14.1

Mapa de los huertos de Leipzig (en negro) y de los huertos comunitarios (numerados del 1-8) (Crédito: Roland Kraemer, UFZ/iDiv)

1

Fig. 14.2

Kleingarten Naturfreunde (Crédito: Cabral)

Casilla 14.3: Iniciativas de huertos comunitarios en Leipzig: Interacción de la política espacial y el contexto cultural como impulso para la innovación social

Las iniciativas de huertos comunitarios de Leipzig (CGIs) representan una amplia variedad, como en muchas ciudades europeas, como los jardines interculturales,

los huertos comunitarios, la creación de una empresa (Fig. 14.3), y los jardines gestionados por ONG medioambientales para la educación medioambiental.

Las iniciativas están influenciadas tanto por la disponibilidad de espacio como por los contextos socioculturales. En cuanto a la política espacial, Leipzig sufrió la desindustrialización

y perdió casi un tercio de su población hasta 2010 (Haase et al. 2014), y la ciudad tuvo que hacer frente a muchos vacíos urbanos interiores que ahora pueden ser utilizados por los CGIs para uso provisional.

En términos del contexto cultural, muchos actores de los jardines comunitarios pertenecen a urbanitas más jóvenes que buscan el desarrollo urbano sostenible, la transición urbana y/o el cambio político, aunque difieren en los detalles y la rigidez.

Sus antecedentes comunes llevaron a más de 120 CGIs en todo el país a firmar un Manifiesto de Jardinería Urbana.

En ella, los jardines urbanos se definen como bienes comunes que contrarrestan la privatización

y la comercialización, como espacios para la variedad cultural, social y cultural de la cooperación vecinal, como puentes entre las ciudades

y la agricultura rural, y como lugares de educación ambiental y aprendizaje común, así como lugares de silencio y de tiempo dedicado (Müller y Überall 2014).

Es importante destacar que los jardines urbanos son reconocidos explícitamente en el manifiesto por su contribución a un mejor clima, calidad de vida y justicia ambiental.

1

Fig. 14.3

Jardines comunitarios: Annalinde (Crédito: Cabral) y agricultura comunitaria, puesta en marcha “ernte mich” (Crédito: Cabral y Weiland)

Esta interacción entre la disponibilidad de espacio y el movimiento cultural ofrece, por lo tanto, oportunidades para el crecimiento de la innovación social y como un espacio experimental para explorar alternativas ecológicas (Müller y Überall 2014) bajo el cambio global.

Aprenda mas sobre huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

Casilla 14.4: Jardines Urbanos de Lisboa: Suministro de alimentos y actividades ocupacionales

En 2011, la Estrategia de la Red de Vías Verdes de Lisboa estableció la construcción de varias nuevas asignaciones.

La mayoría de estas asignaciones (Fig. 14.4) están ubicadas en áreas verdes municipales mal mantenidas, asegurando así su mantenimiento a un menor costo para la ciudad con el fin de apoyar a las comunidades desfavorecidas.

En la actualidad, la superficie de jardinería de Lisboa es de 84 ha y representa 1,5 m2 per cápita o el 1% de la superficie total de la ciudad (Cabral y Weiland 2016).

Dado que estos huertos por sí solos no contribuyen de manera significativa a la mitigación y adaptación al cambio climático de las ciudades, su función principal es servir a la provisión de alimentos,

por ejemplo, para los inmigrantes y las familias en dificultades, así como a los servicios culturales, incluida la recreación y el sentido del lugar, por ejemplo, para las personas jubiladas y desempleadas,

y a las oportunidades de educación, por ejemplo, para los niños en edad escolar (Cabral y Weiland 2016).

La estrategia de conectar estos espacios con los parques existentes y, por lo tanto, mantener las áreas permeables existentes también contribuye a mejorar las infraestructuras verdes mediante el establecimiento de corredores ecológicos en la ciudad.

1

Fig. 14.4

Parque hortícola Vale de Chelas (crédito: Costa)

Ver sobre huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

14.4 Los jardines urbanos como bancos de diversidad genética

Los jardines urbanos pueden promover el hábitat de diversas especies de plantas, tanto ornamentales como cultivadas,

mientras que en ocasiones pueden incluir especies no nativas e invasoras (Smith et al. 2006; Bigirimana et al. 2012; Jaganmohan et al. 2012) que pueden propagarse con un clima cambiante.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que las parcelas en Poznan y Manchester pueden albergar muchas especies nativas,

especialmente cuando se abandonan muchas parcelas (Speak et al. 2015; Borysiak et al. 2017, Cuadro 14.5), un resultado que también podríamos mostrar para Leipzig (Cabral et al. 2017).

Recuadro 14.5: Jardines urbanos en Manchester y Poznan: Provisión de hábitats para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas

Speak et al (2015) compararon la biodiversidad y los servicios ecosistémicos proporcionados por las asignaciones en Poznan (Polonia) y Manchester (Reino Unido).

Junto con otro estudio de Borysiak et al (2017), en 11 fincas representativas de Poznan se encontraron 357 especies espontáneas, de las cuales el 72% eran nativas.

Esto se debe probablemente al hecho de que algunas fincas pueden albergar un elevado número de plantas espontáneas, lo que se correlaciona con un elevado número de parcelas abandonadas.

De este modo, los autores podrían demostrar que las asignaciones hacen una contribución significativa a la conservación de la biodiversidad, a diferencia de lo que han documentado muchos estudios anteriores.

Los autores también encontraron diferencias notables en la prestación de servicios de los ecosistemas entre los sitios y entre los países.

Mientras que en Poznan las parcelas son grandes y albergan árboles de gran tamaño,

lo que contribuye a la regulación (micro)climática, las parcelas de Manchester tienen menos árboles ya que asignan más espacio al cultivo de alimentos, mientras que el uso recreativo también difiere, respondiendo a las preferencias sociales y posiblemente a las necesidades socioeconómicas.

Su estudio también muestra que los jardines urbanos pueden servir para una multitud de propósitos y pueden -especialmente a nivel de los jardineros individuales- servir como un potencial de adaptación para responder a los cambios climáticos y a la presión de la urbanización.

Dado que muchos cultivares de razas locales en Europa, es decir, las variedades de cultivos tradicionales adaptadas a una zona geográfica específica, están amenazadas de extinción,

ya que a menudo han sido sustituidas por variedades comerciales, algunos autores sostienen que el mantenimiento de estas razas locales en los jardines urbanos puede convertir estos espacios en bancos de genes (Barthel et al. 2010, 2013).

De esta manera, los jardines urbanos pueden contribuir significativamente a la adaptación al cambio climático, ya que es más probable que estas variedades se adapten a condiciones extremas

y cambiantes y, por lo tanto, pueden contribuir a la resiliencia en un entorno urbano.

mas a fondo de huerto casero como contribuyen a luchar contra el cambio climatico

14.5 Jardines urbanos como lugares para la promoción de la salud y el bienestar humano

Los huertos familiares pueden contribuir de manera significativa a la salud y el bienestar de las personas, siendo los principales beneficios el contacto con la naturaleza

y las oportunidades sociales que brindan estos lugares, los cuales proporcionan un refugio que alivia el estrés, permiten el autodesarrollo y contribuyen a un estilo de vida más saludable (Genter et al. 2015).

Existe una comprensión general de los beneficios percibidos para la promoción de la salud derivados de la participación en actividades de huertos comunitarios (Armstrong 2000).

Hawkins et al. (2011) encontraron niveles más bajos de estrés entre los jardineros de 50 a 88 años de edad, que entre sus compañeros que realizaban ejercicios en interiores.

Parte de los beneficios parecen provenir de la actividad de la jardinería en sí. Van Den Berg y Custers (2011) descubrieron que la jardinería puede promover el alivio del estrés agudo.

En su estudio, los jardineros de huerto fueron sometidos a una tarea estresante de Stroop y luego asignados a 30 minutos de jardinería al aire libre mientras medían los niveles de cortisol salival

y el estado de ánimo autoinformado; la disminución del cortisol salival y, por lo tanto, los niveles de estrés y los estados de ánimo positivos se restauraron completamente después de la jardinería.

Otro estudio realizado en el Reino Unido, en el que se comparó el bienestar mental de los jardineros de huertos con el de los no jardineros, reveló que la autoestima, el estado de ánimo

y la salud general de los jardineros de huertos mejoraron significativamente como resultado de una sola sesión de huertos (Wood et al. 2015).

Estos estudios comienzan a demostrar no sólo el impacto percibido de las huertas y jardines comunitarios en la salud y el bienestar, sino también su impacto real.

Entender la importancia de la contribución de los jardines urbanos como una solución basada en la naturaleza para el bienestar es oportuno en el contexto actual,

donde existe un creciente interés político en la salud pública, en las agendas de bienestar y en los impactos del medio ambiente sobre la salud mental y física.

14.6 Los jardines urbanos como motores de la cohesión social

Una de las características que pueden ser estudiadas en relación con los huertos y huertos comunitarios es su relevancia social para las personas involucradas, pero también para las comunidades circundantes.

La adaptación al cambio (por ejemplo, al cambio climático) es siempre un desafío que depende del conocimiento individual y comunitario, las actitudes frente al riesgo y la predisposición cultural (Adger et al. 2009), entre otros factores.

Los jardines urbanos pueden ayudar a crear capacidad social para implementar el cambio (Adger 2003; Smit y Wandel 2006) proporcionando educación ambiental, aprendizaje intergeneracional y comprensión de los procesos naturales, ciclos y procesos del cambio climático en sí.

Según Barthel e Isendahl (2013), tienen la capacidad de responder a las necesidades de resiliencia socioecológica. Firth et al (2011) han demostrado que los beneficios sociales asociados con los huertos comunitarios son amplios e incluyen el aumento de la cohesión social

y la capacidad de compartir valores, objetivos y comportamientos comunes, el apoyo social y las conexiones sociales desarrolladas a través de vínculos y redes sociales.

Hay muchos ejemplos de acción colectiva (Adger 2003) en torno a la creación de jardines comunitarios para aumentar la resiliencia de las comunidades.

Por lo tanto, tienen la capacidad de aumentar la resiliencia y la capacidad de adaptación de las estructuras sociales (Folke et al. 2002) en tiempos de cambio y crisis (por ejemplo, producir alimentos frescos para el autoconsumo y para las comunidades locales)

y proporcionar un lugar para la socialización.

Si bien se reconoce la importancia de la jardinería urbana como motor para la construcción de la comunidad y la cohesión social, las formas en que se lleva a cabo pueden no ser siempre inmediatas y directas (Rodrigues et al. en revisión).

En las primeras etapas de desarrollo, tales beneficios no necesariamente se extienden más allá del sitio y de las personas involucradas a los reinos del vecindario o de la ciudad (Veen 2015; Firth et al. 2011).

Además, la integración de los huertos comunitarios dentro de las estructuras sociales existentes y el hecho de reunir a personas de diferentes orígenes socioeconómicos puede plantear algunos retos (Veen 2015).

Sin embargo, las relaciones sociales en los jardines que se centran principalmente en los beneficios sociales de la jardinería tienen efectos mayores más allá del propio jardín (Veen 2015).

En contextos de flujos de comunidades de migrantes y refugiados, los jardines urbanos tienen el potencial de integrar a diversos grupos étnicos y sociales,

y aunque puede haber cuestiones vulnerables que resolver a través del proceso de desarrollo del compromiso, hay buenos ejemplos de cómo éstos promueven la integración y la cohesión social.

Por ejemplo, los jardines comunitarios en Glasgow cultivan prácticas colectivas que promueven una “igualdad de participación en el lugar y en la creación de la comunidad”, acentuando las relaciones entre las personas, los procesos organizativos

y las instituciones y la oportunidad de desarrollar y utilizar los espacios públicos en Glasgow (Crossan et al. 2016).

Los huertos comunitarios permiten mejores redes sociales y capacidad organizativa dentro de las comunidades en las que se encuentran, pero esto parece mejorar aún más en los vecindarios de bajos ingresos y de minorías (Armstrong 2000).

Debido al cambio climático, las catástrofes naturales pueden provocar movimientos migratorios con mayor frecuencia.

Dado que los huertos urbanos pueden promover la integración en las sociedades y promover el intercambio de conocimientos y la tolerancia cultural,

en última instancia pueden evitar la inestabilidad social durante las crisis y las situaciones de angustia y servir como modelos y herramientas para adaptarse al cambio climático.

14.7 Oportunidades Futuras para la Jardinería Urbana

La huerta y los jardines comunitarios no son las únicas formas de jardinería urbana. De hecho, una nueva forma híbrida de jardinería, llamada agricultura de acres cero (Zfarm),

está creciendo en varias ciudades de todo el mundo. Incluye jardines en los tejados (Fig. 14.5), invernaderos en los tejados, granjas interiores (Fig. 14.6), jardines en los alféizares de las ventanas y jardines en los balcones.

Mientras que los huertos en los tejados han demostrado su eficacia en ciudades del sur de Europa como Bolonia (Orsini et al. 2015) o Barcelona y Milán (Sanyé-Mengual et al. 2015),

los invernaderos en los tejados son más adecuados para las ciudades del norte de Europa, al permitir una extensión de la temporada de cultivo en regiones frías.

En menor escala, los balcones de jardinería con especies comestibles también pueden proporcionar alimentos locales para los hogares de cualquier latitud.

1

Fig. 14.5

Jardín en la azotea de Bolonia (Crédito: Orsini)

1

Fig. 14.6

Granja cubierta en el edificio de Pasona en Tokio (Crédito: De Zeen)

Pero la jardinería en los edificios puede hacer más que sólo proporcionar alimentos.

Los jardines en tejados, por ejemplo, también pueden contribuir a los servicios de regulación del clima y del agua al compensar los efectos de las superficies duras y las superficies impermeables causadas por los edificios.

De hecho, la sombra de una superficie de techo puede reducir su temperatura, y los lechos del suelo pueden absorber el agua de lluvia, reduciendo la escorrentía de la superficie (ver también Enzi et al., Cap. 10, este volumen).

Además, los lechos de tierra de las azoteas refuerzan el aislamiento térmico de la cubierta de un edificio, lo que reduce el consumo de energía y, por lo tanto, las emisiones de carbono.

También hay otra ventaja en la jardinería en un lugar elevado: una azotea tiene potencialmente más exposición solar dentro de una ciudad que un jardín ubicado en el suelo, lo que mejora el crecimiento de las plantas.

Desde una perspectiva social, la jardinería en un área común como el techo de un edificio residencial, si es compartida por los inquilinos, proporciona una oportunidad para conocer a los vecinos y compartir conocimientos sobre jardinería.

Desde una perspectiva ecológica, los tejados pueden atraer a polinizadores y aves y crear un ecosistema más biodiverso en el horizonte de la ciudad (Orsini et al. 2014).

Cuadro 14.6: El increíble proyecto comestible: un movimiento comunitario convertido en una referencia internacional

El proyecto Incredible Edible es una iniciativa de jardinería comunitaria que fue iniciada por un pequeño grupo local en Todmorden, Inglaterra (http://www.incredible-edible-todmorden.co.uk).

La ciudad tiene una población de unos 17.000 habitantes y fue en su día una importante ciudad productora de textiles, mientras que ahora sufre una de las tasas de desempleo más altas de Gran Bretaña.

En 2008, la comunidad decidió restaurar el sistema local de producción de alimentos y comenzó a cultivar y promover los alimentos locales, con el objetivo de cambiar el comportamiento hacia el medio ambiente y crear una ciudad más resistente (Paull 2013).

Esto se logra cultivando alimentos para compartir en espacios públicos, organizando talleres de trabajo en red y de capacitación, y organizando eventos para comunicar e intercambiar conocimientos sobre jardinería (Fig. 14.7).

El éxito de la iniciativa ha traído a la red a casi 120 grupos de Incredible Edible en el Reino Unido y a más de 700 en todo el mundo.

Así, la Red Increíblemente Comestible tiene claramente una agenda social (Adams et al. 2013) y ha comenzado a influenciar directamente a los tomadores de decisiones a nivel nacional, como los urbanistas, al ser preseleccionados para los concursos de diseño de urbanismo (Paull 2013) y mostrar el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza para los objetivos ambientales y sociales.

1

Fig. 14.7

El mapa de la ruta verde y un huerto a lo largo del canal en Todmorden (Crédito: Paull 2013)

Dentro de espacios públicos como parques y calles peatonales, la promoción de especies comestibles puede convertirse en una fuente de alimentos con ventajas económicas tanto para el municipio como para sus ciudadanos.

De hecho, algunas ciudades han implementado este objetivo con éxito, como en el caso de Berlín y Leipzig (proyecto Essbare Stadt) o La Haya (Urbania Hoeve), donde ambos municipios proporcionan mapas que contienen árboles comestibles para su recolección gratuita.

A una escala aún mayor, la ciudad de Munich ha transformado en 2005 un antiguo aeropuerto en una zona de exposición, llamada Die Plantage, que contiene principalmente especies comestibles (Philips 2013).

En un caso notable, la ciudad de Todmorden (Cuadro 14.6) ha visto cómo un movimiento de jardinería de la guerrilla ha convertido a toda la ciudad en un jardín comestible, ya que los ciudadanos asumieron la tarea de plantar especies comestibles en todos los espacios vacíos de la ciudad.

Todmorden se ha convertido en una referencia popular después de establecer la increíble red comestible que se extiende ahora a cientos de ciudades de Europa y de todo el mundo (Paull 2013).

14.8 Conclusiones

Los huertos y jardines comunitarios no son los mayores contribuyentes a la mitigación del cambio climático a nivel de la ciudad, ya que los parques y jardines privados pueden contribuir más debido a las mayores cantidades de biomasa en los grandes árboles.

Su papel en la regulación del microclima se acentúa cuando los jardines se interrelacionan con otros espacios verdes, mejorando así su rendimiento.

Además, juegan un papel importante en la regulación del agua al proporcionar superficies no selladas para regular la escorrentía y proporcionar espacios abiertos para escapar de la isla de calor urbana.

También proporcionan hábitat para la flora nativa y pueden servir como bancos de genes para cultivares terrestres adaptados.

Además, son importantes lugares de encuentro social que pueden contribuir a la recreación, la salud y el bienestar, así como a la cohesión social.

Los nuevos huertos urbanos, o jardines comunitarios, son una respuesta a las necesidades actuales, no sólo de provisión de alimentos, sino también de expresiones y manifestaciones sociopolíticas.

Los movimientos de base han demostrado que la jardinería es una importante contribución cultural para las generaciones futuras y que el futuro de las ciudades necesita abordar esta demanda proporcionando más espacio y más autonomía para una mejor gobernanza.

La densificación de los entornos urbanos requiere el uso de soluciones innovadoras basadas en la naturaleza que respondan y se adapten a los retos físicos, socioeconómicos y que abarquen tipologías nuevas y creativas de espacios y enfoques de jardinería urbana que puedan emprenderse, por ejemplo, en edificios existentes o de nueva construcción.

Todos estos son factores importantes para facilitar la adaptación al cambio climático en las comunidades urbanas.

 

 

 

Humidificadores
Huertos caseros
Jardin Urbano
Ambientador eléctrico

¿Cómo tener un huerto en terraza en nuestra propia casa?

Huerto y sus tipos: conviertete en un experto de la horticultura

Huertas en casas, huertos urbanos, consejos y técnicas.

Todo lo que debes saber para tener tu propio huerto urbano en casa

Huerto Solar

 

Contenido