Saltar al contenido

huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

Hoy os traemos un maravilloso post de huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros que espero que os encante.

1. Modelos de jardines urbanos – Seleccione los mejores para su comunidad

1.1 – ¿A qué llamamos jardinería urbana? Enfoque en los jardines comunitarios

Definición general

La jardinería urbana, a veces también conocida como agricultura urbana o agricultura urbana, es la práctica de cultivar, procesar y distribuir alimentos en o alrededor de una aldea, pueblo o ciudad.

Es una definición amplia y general que incluye muchos escenarios diferentes,

entre los que se incluyen desde grandes granjas de producción intensiva hasta huertos locales gestionados por movimientos sociales para comunidades sostenibles, donde los cultivadores orgánicos, los’gourmets’

y los’locavores’ forman redes sociales a nivel local.

Nuestro trabajo se basa esencialmente en la pequeña producción y en el trabajo colectivo motivado por objetivos sociales y medioambientales.

Nos centraremos en las siguientes experiencias locales en jardines comunitarios.

La Asociación Americana de Jardines Comunitarios define un jardín comunitario como “una sola pieza de tierra cultivada colectivamente por un grupo de personas”.

Más allá de este aspecto, el jardín aporta muchos elementos adicionales, siguiendo normas, así como objetivos sociales y medioambientales.

Una vez más, el jardín puede ser acondicionado a las especificidades locales.

En muchos casos importantes, cuentan con el apoyo de organizaciones sin fines de lucro y constituyen un valor añadido económico en las zonas de bajos ingresos que satisfacen el consumo local de alimentos y otras necesidades.

En los países en desarrollo, las tierras comunes para pequeños huertos son una parte familiar del paisaje, e incluso en las zonas urbanas, donde pueden funcionar como huertos comerciales.

Los jardines comunitarios proporcionan alimentos y plantas frescas y contribuyen a un sentido de comunidad y empoderamiento y también crean y recrean conexiones con el medio ambiente.

El terreno o la zona donde se implanta el jardín puede pertenecer al municipio público o a una entidad privada (como una ONG o un individuo por ejemplo) y puede ser prestado o alquilado a los jardineros o a la organización que gestiona el jardín.

Todo el espacio puede ser cultivado colectivamente o cada jardinero puede alquilar u ocupar una pequeña parte individual.

huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

El jardín vive con la participación activa de todos los jardineros a diferencia de los espacios verdes públicos mantenidos por un equipo de profesionales.

También puede proporcionar un espacio común para ser utilizado como punto de encuentro, para charlar y organizar talleres, cenas y momentos sociales.

Especificidades locales y diferentes tipos de jardines urbanos

Según las particularidades de cada lugar (clima, espacios verdes disponibles, participación activa de la red local, necesidades locales de la población, etc.), la jardinería urbana puede adoptar muchas formas diferentes pero siguiendo principalmente los mismos objetivos sociales y medioambientales.

huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

 

Esta guía se centrará en los jardines comunitarios, sin embargo, muchos de los elementos están conectados entre sí. Aquí hay algunos ejemplos de jardinería urbana:

¿Falta de espacio o falta de tierra? Soluciones alternativas!

Con el fin de aprovechar cualquier espacio disponible para implementar un jardín y desarrollar una actividad verde, muchos edificios utilizan sus techos o paredes para cultivar alimentos.

Este método de cultivo es una forma innovadora de llevar alimentos frescos y espacios verdes a las ciudades, respetando el medio ambiente.

Un ejemplo puede ser un uso bajo de energía; el jardín, por ejemplo, utiliza el calor del edificio y la recogida de agua de lluvia para proporcionar un método de uso bajo de energía.

La adición de plantas también puede absorber las ondas sonoras y reducir considerablemente la contaminación acústica.

Los jardines de planta cuadrada se pueden utilizar en edificios, en el caso de los jardines de tejado, si hay falta de terreno, y de otro modo de acuerdo con las necesidades de la población.

Los alimentos y las plantas también se pueden cultivar en contenedores cuadrados que se pueden adaptar a las personas discapacitadas o utilizar en el interior de las escuelas, por ejemplo.

Es fácil construir, remover y cultivar en un área pequeña una vez que se siguen algunas reglas para asegurar la productividad.

Todo sobre huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

Es fácil de mantener limpio y una vez más respetuoso con el medio ambiente gracias a su baja necesidad de agua y fertilizantes.

Jardinería privada e individual

También se puede dirigir hacia la comunidad.

Lea mas de huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

Mucha gente que vive en la ciudad y que tiene un patio o un balcón puede cultivar alimentos para su propio consumo, pero también para compartir el extra con la comunidad a través de un acceso o distribución gratuita.

Por ejemplo, en Francia, donde el jardín se convierte en una actividad económica y social: ver “les jardins d’insertion”.

El objetivo es desarrollar una actividad económicamente productiva para los huertos urbanos

con el fin de proporcionar empleos a tiempo parcial y fomentar la empleabilidad de las personas desfavorecidas (personas con desempleo de larga duración, necesitadas de reconversión profesional, antiguos reclusos,…. etc.).

Aprenda mas sobre huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

Tienen la oportunidad de adquirir habilidades profesionales y sociales, el jardín permite a los jardineros aprender nuevos trabajos mientras tienen un contrato formal.

Ver el huertos en terrazas , tipos y trucos para huertos caseros

Participar en el jardín también ayuda a superar el aislamiento, conocer gente nueva y celebrar a las personas y sus competencias.

El producto es consumido por los jardineros y el extra se vende a precios bajos.

Los diferentes actores: ¿quiénes son los jardineros? Un jardín con quién y para quién

Para vivir y tener un impacto más positivo a nivel local, un jardín comunitario debe ser mantenido y gestionado por participantes motivados.

Si el proyecto es iniciado por la municipalidad o por un actor local como una ONG, la comunicación debe hacerse desde el principio para incluir a los habitantes tan pronto como sea posible para iniciar una dinámica eficiente y sostenible.

Organizar eventos sociales o cenas con la gente local puede ser una manera fácil de presentar el jardín y sus oportunidades.

El grupo objetivo de un proyecto de jardinería comunitaria es principalmente la población local que vive en el área urbana.

Personas de diferentes edades, géneros y etnias trabajan juntos en el jardín y cada individuo juega un papel importante en el éxito del jardín.

El jardín reúne a personas que buscan un espacio verde para relajarse y cultivar su propia comida en un ambiente agradable.

Las diferentes experiencias de la jardinería comunitaria muestran que la inversión de los jardineros es variable.

Algunos de ellos vienen todos los días, otros sólo por el fin de semana, algunos de los miembros vienen a organizar o participar en eventos sociales en el jardín o para proporcionar comunicación en las escuelas.

También pueden tener diferentes percepciones de la actividad.

Algunos jardineros sólo lo ven como un recurso alimenticio y quieren trabajar solos en el jardín, mientras que otros ven la actividad como una forma de crear interacción social y compartir la experiencia.

Cada jardín puede tener su propia gestión, las reglas son deliberadas y fijadas por todos los interesados en cuanto a la gestión del jardín, animales, huéspedes, horarios, etc.

En la mayoría de los casos, se asigna a un presidente de jardín la tarea de crear reglas de jardín claras y bien aplicadas para minimizar los malentendidos.

Riesgos potenciales relacionados con la jardinería urbana y comunitaria

Incluso si los miembros hacen todo lo posible para cuidar el jardín y proporcionar el ambiente más seguro, tendrán que enfrentarse a algunos problemas y superar algunas dificultades a lo largo de la vida del jardín.

Algunas dificultades pueden estar relacionadas con la intervención humana como actos de vandalismo en las infraestructuras del producto o algunos casos de robo.

La mejor manera de actuar es replantar cualquier cosa que haya sido dañada y no desanimarse y, como resultado, hacer que los vándalos se aburran con sus esfuerzos.

También puede estar relacionado con factores internos relacionados con una gestión inadecuada del jardín, lo que lleva a una menor inversión de las personas y al abandono del jardín y de las actividades.

Otros tipos de riesgos están relacionados con factores naturales, como la dificultad de acceso al agua, los desastres naturales y los vientos violentos que pueden dañar los cobertizos y las plantas.

Los jardineros pueden adaptar el jardín según las especificidades ambientales.

1.2 – Cuáles son los valores añadidos para el individuo y la comunidad

Un jardín comunitario implementado en un área urbana es mucho más que un pedazo de tierra cultivada. Se pueden identificar tres tipos principales de valores añadidos: resultados sociales, individuales y medioambientales.

Objetivos sociales para la comunidad/área local

Fomentar la inclusión social y una dinámica social local

La actividad de jardinería no es un fin en sí misma, sino más bien una forma de estimular la dinámica local y crear vínculos en una comunidad que reconoce que el entorno natural juega un papel integral.

Ayuda a conocerse en el barrio, a fomentar las interacciones y a incluir a las nuevas personas que llegan, rompiendo el aislamiento sin criterios de edad, etnia o riqueza.

La jardinería comunitaria ofrece a los participantes la oportunidad de reflexionar sobre la relación simbiótica entre los seres humanos y el mundo no humano, así como sobre los principios básicos de la Ecología Profunda

que enfatiza que a través de las experiencias en la naturaleza uno se identificará con la naturaleza

y por lo tanto se volverá empático con ella.

Así, la empatía puede “inducir a la gente a proteger la naturaleza, no porque crean que deben hacerlo, sino porque se sienten inclinados a hacerlo”.

La mentalidad empática desarrollada a través del contacto con la naturaleza puede extenderse e integrarse en prácticas positivas de inclusión social y en la dinámica local general de la comunidad.

La práctica de la jardinería comunitaria es sólo una de las muchas maneras de concienciar sobre la posición del mundo natural como parte importante e integral de la comunidad local y mundial.

La jardinería es a menudo sólo una parte de la actividad, muchos eventos culturales, educativos y sociales se organizan en el jardín.

Es un lugar de inclusión social y diálogo intercultural que ofrece oportunidades para conocer gente diferente.

El jardín también ayuda a conectar las diferentes partes de la zona (escuelas, residencias de ancianos, centros culturales, etc.) dando una dinámica de vida activa y más segura para todos.

La calidad de vida mejora y también puede crear oportunidades de ingresos para reducir el presupuesto familiar de alimentos. El barrio está embellecido por espacios verdes y la tierra se utiliza de forma útil en lugar de ser desperdiciada.

Trabajando juntos en este tipo de actividad, las personas tienen que desarrollar y aprender métodos de trabajo colectivos que incluyen escuchar a los demás, negociar y comunicarse sin violencia, compartir y comprenderse mutuamente.

Tienen que establecer y seguir reglas comunes, fomentando la participación de los individuos y una gestión colectiva.

Por no mencionar que la jardinería es una actividad física holística que promueve la salud física y el bienestar a través del movimiento de todo el cuerpo y el contacto directo con la naturaleza.

En la escuela: una gran herramienta pedagógica y otro proceso de aprendizaje

Tener un jardín en la escuela o dar a los niños o estudiantes la oportunidad de participar en actividades de jardinería en los jardines de la comunidad local puede ser parte del proceso educativo y proporciona otra herramienta de aprendizaje pedagógico.

Cuidar un jardín o participar en actividades al aire libre puede ayudar a los participantes a conectarse con la naturaleza

y desarrollar un conjunto diverso de habilidades que se pueden aplicar a una variedad de materias escolares (como biología, historia, actividad física, artes, incluso idiomas extranjeros),

así como promover una vida saludable en un entorno no formal fuera del aula o cursos de salud y educación física más tradicionales.

Cuando los niños que viven en las zonas urbanas tienen la oportunidad de aprender a través del contacto con la naturaleza, junto con la flora

y la fauna, entonces los vínculos entre los productos de temporada, el consumo de alimentos y la producción sostenible pueden hacerse más claros.

También tienen la oportunidad de trabajar en sus habilidades personales,

como la gestión del tiempo, la interferencia con los demás y su entorno, la autonomía

y la responsabilidad.

Hay una plétora de ventajas pedagógicas cuando las experiencias de aprendizaje se ofrecen en el entorno natural, en este caso el Jardín Urbano.

Objetivos individuales

Un impacto positivo en la salud

Se ha demostrado que los jardines comunitarios tienen efectos positivos en la salud de las personas que participan en la actividad.

De hecho, la actividad física y al aire libre, especialmente para los niños, ayuda a combatir la obesidad y a menudo se completa con reflexiones sobre la nutrición

y la cocina que les ayudan a desarrollar habilidades de pensamiento crítico con respecto a lo que significa consumir de forma sostenible.

Los huertos comunitarios, si se realizan adecuadamente, producen alimentos nutritivos y mantienen hábitos saludables para toda la familia,

incrementando la disponibilidad y el consumo de frutas

y verduras, a la vez que proporcionan una actividad física al aire libre ampliamente accesible.

La jardinería proporciona una actividad relajante y la horticultura es cada vez más utilizada para lograr objetivos terapéuticos específicos.

La estética visual de las plantas es conocida por proporcionar sentimientos de paz interior que generan emociones positivas hacia una apreciación significativa de la vida.

El contacto directo con las plantas tiene la posibilidad de guiar el enfoque del individuo lejos del estrés y, por lo tanto, mejorar su calidad de vida en general.

Crecer como individuo

Participar en un huerto comunitario impactará a la persona fomentando el sentido de responsabilidad individual y colectiva (respeto de los horarios, de los otros y de su trabajo, formar parte de una dinámica colectiva que toma decisiones, etc.),

desarrollando la autonomía y estimulando la creatividad individual.

Formar parte de una actividad colectiva ayuda a fomentar las habilidades individuales y a aumentar los comportamientos sociales.

La persona ganará confianza en sí misma, crecerá como individuo y desarrollará habilidades y competencias que pueden ser útiles en la vida diaria o en términos de empleabilidad.

Además, las personas incluidas en un huerto comunitario tendrán la oportunidad de reflexionar sobre la relación entre los seres humanos

y su entorno urbano, abriendo nuevas perspectivas

y desarrollando habilidades de pensamiento crítico sobre una diversidad de temas (ecología, política local, ciudadanía y participación activa en la sociedad, etc.).

Objetivos medioambientales

Implementar prácticas de jardinería respetuosas con el medio ambiente

Los jardines comunitarios tienen sus propias reglas definidas por los usuarios en cuanto al respeto de las prácticas de jardinería respetuosas con el medio ambiente.

Por ejemplo, el uso de fertilizantes químicos es limitado, el agua de lluvia es recolectada para ser reutilizada y se establece una conciencia para mantener o revivir la biodiversidad.

Los jardines comunitarios contribuyen a mantener y preservar el ecosistema urbano. Algunos insectos pueden ser reintroducidos, como las abejas, en estas áreas urbanas.

En cuanto a las actividades propuestas en el jardín, muchas de ellas están relacionadas con un medio ambiente globalmente sostenible, y más concretamente con el reciclaje

y la reutilización de los objetos desperdiciados que se encuentran en el jardín.

Desde una perspectiva global, los huertos comunitarios, por pequeños que sean, pueden ayudar a fomentar la reducción de las prácticas humanas que contribuyen al cambio climático, por ejemplo, proporcionando productos frescos

y locales y reduciendo la importación de productos similares extranjeros.

Actuar como un habitante responsable:

Actuar como un habitante responsable significa entender y manejar social

y ambientalmente el área de vida de una manera sostenible…

Los huertos comunitarios potencian una dinámica social local en la que el medio ambiente se considera parte integrante de la comunidad.

Los jardines comunitarios proporcionan esta oportunidad para que todos los miembros de la comunidad

se reúnan en el punto donde muchas necesidades de la naturaleza satisfacen las muchas necesidades de la sociedad.

Es un recurso de pensamiento crítico y desarrollo social, adquisición de habilidades y práctica sostenible en general.

Como ciudadanos, la comunidad que gestiona este proyecto colectivo puede empezar a reinvertir su entorno de vida siendo proactivos en la participación local,

los ayuntamientos y las políticas locales, aumentando su ciudadanía, etc.

Humidificadores
Huertos caseros
Jardin Urbano
Ambientador eléctrico

¿Cómo tener un huerto en terraza en nuestra propia casa?

Huerto y sus tipos: conviertete en un experto de la horticultura

Huertas en casas, huertos urbanos, consejos y técnicas.

Todo lo que debes saber para tener tu propio huerto urbano en casa

Huerto Solar

Contenido